25/11/06

El mejor cómic del mundo



Gracias a Tú nunca serás Beatnik supe que bachibuzuk el día de su alumbramiento tuvo el padrino soñado.

Esta semana de Thanksgiving Chris Ware ha realizado para el New Yorker una serie de cuatro cubiertas y una comic strip interior (Leftovers) a las que, como explica el propio maestro, intenta dar la densidad de una novela, partiendo de la página completa para ir subdividiendo y llegar a las 256 viñetas-bits de la página interior.

A pesar de que el cómic está concebido para la pantalla y el scroll, la vena más fetichista de algunos adoradores de Ware ya está latiendo –y conjurando– para hacerse con uno de esos números.

Más cosas que nos dejó este acción de gracias, además de los tres días comiendo leftovers de pavo.

2 comentarios:

Insignificante dijo...

Enorme, Ware, aunque tiene la dichosa manía de hacer que se me salten las lágrimas.

Me ha resultado un poco incómodo leer el cómic en la pantalla. ¿Qué tal quedará impreso en un A3?

beguemot dijo...

Si el New Yorker no existiera habría que inventarlo. Sospecho que alguien que conozco se va a autorregalar una suscripción...