5/12/06

Anarquía para las masas (comic extras I)



Con el comienzo del curso por fin acabó en España la publicación de Los Invisibles. Nada menos que siete años después de que finalizara en su idioma original, once desde que arrancó en 1994 – tiempo de sobra para que los Wachowski cogieran impunemente unos ingredientes de primera, hicieran un buen cóctel y lo remataran con garrafón dos películas más adelante.

Estamos hablando de la que muchos consideran la mejor obra de uno de los grandes escritores de cómic actual, ese Grant Morrison que seguro que es una estrella del rock en algún universo paralelo.

Juicios a parte, es sin duda el resultado de un esfuerzo encomiable: cientos de páginas de entretenidísima lectura, plagadas de obsesiones personales y colectivas (todas las conspiraciones que has escuchado son ciertas), violencia, sexo, anarquismo, guiños autobiográficos y personajes para paladares exigentes (I love you, Lord Fanny).

Los Invisibles son esa obra que habla de todo pero que, gracias a la habilidad de Morrison, se digiere con facilidad y sin empalagos. El tebeo, con su narrativa que no impone tiempos y deja al lector vagar a su propio ritmo por los detalles o la acción de las viñetas, es sin duda el soporte ideal para una creación así.

Es también un exponente perfecto de esos cómics animistas de los que Scott McCloud habla en su última obra – con el permiso del Frank Quitely y Brian Bolland, quizás los únicos dibujantes del proyecto a la altura del guionista escocés.

El tener a un autor que ha querido dibujar un gigantesco poso de café, y el fuerte carácter animista de la serie, hizo que pronto surgiera una legión de lectores-descifradores, que no han parado de jugar con las piezas del puzzle. Como toda obra en niveles con elementos exquisitamente dispuestos, las posibles interpretaciones escapan mucho más allá de las intenciones del autor.

Anarchy for the Masses es el trabajo de parte de esos descifradores de código. Llegó a mis manos hace poco, tras un impulso mixto: por un lado el mismo deseo que nos hace rebuscar en los extras del DVD, para continuar disfrutando de una obra ya acabada; por otro, la evidencia de que mil significados habían desfilado delante de mis ojos sin ser reconocidos, significados escodidos por Grant Morrison o simplemente descubiertos-recreados por otros.

Interpretaciones aparte, como buen extra, está plagado de comentarios. A vuelo de pájaro he extraído uno de Frank Quitely, que se encargó de dibujar el último número de la serie: "Recibir un guión nuevo de Grant es como recibir un regalo enorme con un lazo, pero no un regalo de la tía Moira, es más bien un regalo de los de tu tío Jimmy(...)".

4 comentarios:

Tristán Nieve dijo...

No es ningún tipo de prejuicio, pero no suelo leer cómics, de todas maneras me han entrado ganas después de leer tu texto. Le hecharé un vistazo a ese cómic mañana, ya sea en una tienda o en la biblioteca :)
Por otra parte, la anarquía me parece una ideología muy interesante, aunque tremendamente incomprendida.

Enrique dijo...

Con un poco de suerte lo encuentras en la biblioteca.

Ahora mismo es más difícil empezar la lectura comprándolo en tienda. Por desgracia la edición española está "partida" entre dos editoriales. Norma empezó hace unos años editando en tomos de 48 y 100 páginas y creo que están casi agotados.

No ha sido hasta hace poco que Planeta ha completado la edición, en tomos más generosos, como los de la reedición americana (que son siete, de los cuales Planeta ha editado los cuatro últimos). Estos sí son fáciles de encontrar.

La tercera opción para empezar la lectura, la tienes en tu ordenador. Empieza por "e"... y acaba por "mule".;-)

Anónimo dijo...

Who is Lord Fanny??????? Should I be worried?

paciente r dijo...

Aig...Dios, cuanto me ha hecho sufrir esta serie...Si, yo la empece con NORMA hace siglos... También eché mano de la mula, pero soy incapaz de leer comics en el monitor...
La edición de Planeta tiene un precio fantástico y te haces con unos buenos tomos (que reediten el principio, pardiez, que he viciado a unos cuantos que se lo comprarían)...Pero ESA TRADUCCIÓN, no tiene perdón de dios (ya quedaba claro en el primer tomo, con Jack diciendo continuamente "ESTO ES ESO", no soy traductor, ni un crack en inglés, pero eso duele...)
Y, eso, llegamos al último tomo, el baile de dibujantes (incluso por páginas) no hace ningún bien, la cosa va a topetazos, llegas a la última página... Y te quedas con cara de bonogo... No tengo los números en inglés, pero, no pierden los textos de la viñeta todo su sentido al ser traducidos?
Aún así amo a todos los miembros de la maldita célula y allegados...
PD: están editando los números de DOOM PATROL no editados por zinco en su día, y conste que en ellos se ve la raiz de los INVISIBLES...
PD2: como bien decía un amigo UN ENSAYO (sobre la contracultura) CON TIROS, se puede pedir más?