26/12/06

La web, de mentira



Lo intuíamos todos, y ya está dicho: si no está en la red no existe. ¿Pero y aquello que no existe y, sin embargo, ocupa el mismo lugar que algo o alguien real?.

Aparcando las disquisiciones verdaderamente filosóficas para otro día, y sin tocar mundos con vocación virtual, resulta interesante ver cómo algunos profesionales que trabajan con ficción ya se han acostumbrado a infiltrar nuestra web real.

Brent Easton Ellis, el creador de American Psycho, jugaba en su última novela, Lunar Park, a desdibujar los límites entre realidad y ficción. En ella un escritor de éxito, felizmente casado con una famosa actriz, era acosado por lo que parecía ser el protagonista de su primer libro, el yuppie psicokiller
Patrick Bateman. No cabe duda de que el escritor es (casi) Easton Ellis, también Bateman es el personaje que le llevó a la fama, ¿y qué hay de la actriz-esposa? pura invención. ¿O no? para alimentar la duda alguien construyó un fan site de la actriz... sí, una web de ficción, y así lo dice el disclaimer (para aquellos que no estuvieran ya avisados por los torpes fotomontajes). Collages y explicaciones a parte, existe una comprobación más, la actriz no está en la imdb... y por supuesto, ahora mismo, una actriz que no figura ahí, simplemente no existe. De verdad.

Más elegante es la aproximación del sitio web de Piratas del caribe II. Utiliza hábilmente las posibilidades de los archivos KML para Google Earth para introducir lugares y piezas en el programa. Así nos transporta a un archipiélago nuevo, presidido por una isla con forma de calavera, en el que se nos permite navegar entre los contenidos promocionales de la película. El no va más de las metáforas: un nuevo giro al concepto de navegación web y una interesante propuesta para leer como los dioses...

Pero quizás el set de infiltraciones más completo gira en torno a
Heroes, la nueva serie de la NBC donde se narran las aventuras de "gente normal con poderes extraordinarios". En paralelo con la emisión, el show va aumentando su presencia en la web a través de esa ordinary peope, en concreto a través del uso cotidiano que estos personajes hacen de herramientas de la web 2.0. Los contenidos por lo general revelan aspectos no mostrados en los episodios, creando una interesantísima trama de ficción que avanza en internet al paso de la serie televisada.

Concretando ejemplos:
–La rubia animadora tiene su myspace.
–El friki-geek tiene su blog (no comment). "(...)She was my Gwen Stacy", dice su último post hasta la fecha. Y hasta aquí puedo leer.
–El político tiene su spot de campaña para el congreso en youtube.
–E Incluso la stripper de webcam tiene su dominio reservado: lasvegasniki.com ... en este caso (no se puede tener todo) reconduce directamente a 9thwonders.com, la editorial ficticia de los comicbook que de vez en cuando vemos en la serie.


De hecho el serial es un homenaje continuo al mundo del cómic mainstream de los USA, el padre del género superheroico. Más aún, junto con cada episodio que se emite aparece en la web un cómic de unas pocas páginas (y no mucha calidad gráfica) que complementa la trama. Una inciativa sin precedente que, dado el éxito popular de la serie, puede que ayude a una industria del tebeo que en los Estados Unidos es todavía minoritaria.


En el caso de Myspace, han ido apareciendo la mayoría de los personajes en las redes de amigos, mezclados con los usuarios habituales. Resulta difícil saber si esa persona que lleva un tatuaje igual que el de nuestra stripper es un fan de carne (piel) y hueso, o un infiltrado más de la NBC. Y sí, Nikki, también tiene otro lugar en myspace, y en este caso también es privado...

Hasta la fecha ningún héroe ha posteado fotos en flickr, pero ya se ha dicho que es difícil distinguir, de hecho, hay por lo menos un devoto fan, que bien podría ser la abuela de la cheerleader.

Y ni que decir tiene, que al igual que Shakespeare (o que Desdémona), todos ellos ya tienen su entrada en wikipedia. En el caso del pintor Isaac Méndez, incluye hasta un índice comentado de toda su obra. Seguro que más de uno se cambiaba por ese artista de mentira.

2 comentarios:

Valen dijo...

Algo parecido a lo que hace Easton Ellis en "Lunar Park", pero diferente, es lo que hace el escritor mexicano Jorge Volpi en su novela "el temperamento melancólico" (de hace unos añitos).
Narra el rodaje de la última película de un afamado director cinematográfico alemán coetáneo de Fassbinder, Herzog y Wenders, que pasa sus últimos años de vida en México.
El director no existe en la realidad, pero le rodea de personajes y situaciones que sí pertenecen a este mundo. Así, incluye cosas como la entrevista que Claude Chabrol le realizó para la revista "Cahiers du Cinéma". Interesante novela, también.

Enrique dijo...

Valen, sabía yo que acercándonos al cine te ibas a animar ;-).

Andaba pensando ayer en otro buen complemento al post. Serían aquellos blogs en los que el escritor postea a través de un personaje ficticio y así va dibujando la historia.

Hernán Casciari es un maestro en el terreno.